Primer Aniversario. First anniversary

Hoy 26 de octubre de 2017, hace ya un año que un mal diagnóstico y su consiguiente tratamiento incorrecto se llevaron a mi mamá en una muerte prematura. No por su edad, ya que tenía 91, sino porque a sus más de nueve décadas era independiente, vivía sola, hacía las compras, cocinaba, daba clases de escultura, terminaba diariamente las palabras cruzadas después de leer el diario, leía varios libros por mes, y asistía a clases de gimnasia 3 veces por semana, colaborando al contar la cantidad de repeticiones de los ejercicios, ayudando así a la “profesora” quien se confundía. Su mente estaba mejor que la mía hoy. Su memoria era prodigiosa. Siempre le hacía la broma de que ella escribiría algún día mis memorias. Y además cosía y arreglaba ropa, invitaba a sus amigas a tomar el té, y a mi a almorzar y cenar todo lo que podía, usando mis comidas favoritas como excusa tentadora para verme más seguido. Era mi fanática número uno. No se perdía ninguno de mis programas de TV, publicaciones en mi blog o mis relatos de viajes o de la realidad diaria.

Tal como me dijeron quienes ya habían pasado por esta experiencia tan dolorosa, uno aprende a vivir con las ausencias, uno termina aceptando que ya no podrá volver a llamarla por teléfono mientras maneja para contarse las novedades mutuas, ni abrazarla, ni oler su aroma. Uno admite ese doloroso “nunca más” de cuando un ser amado nos deja para siempre. Y le habla al éter con la esperanza de que esté en otro plano pero escuchando. Uno le cuenta las novedades, las frustraciones y las alegrías. Porque es posible que no esté o que no escuche. Pero vale la pena por si acaso.

La recuerdo cada día de mi vida. La extraño muchas veces por día. Me dio el mejor ejemplo que puede dar una madre: su amor, su inteligencia y cultura, su manera de estar siempre lista a ayudar y colaborar en todo. Cada ser humano es irreemplazable. Y la madre eleva esa ecuación a la enésima potencia.

Aunque me prometió vivir hasta los 100, lo cual creí a medias, lamentablemente no llegó. Pensé que era eterna y no me equivoqué. Lo es en mi corazón. Te amo mamá.

 

A year ago today a misdiagnosis and its consequent incorrect treatment took my mother from us. It was a premature death. Not because of her age, since she was 91, but because with more than nine decades she was independent, she lived alone, doing all her shopping and cooking, plus teaching sculpture, finishing crosswords daily after reading the newspaper, reading several books a month, and attending gym classes 3 times a week, even collaborating to count the number of repetitions of the exercises, thus helping the “teacher” who was usually confused. Her mind was better than mine today. She had a prodigious memory. I always joked that she would write my memoirs someday. And she also sewed and fixed clothes, invited her friends to tea, and invited me to have lunch and dinner as much as possible, using my favorite foods as a tempting excuse to see me more often. She was my number one fan and never missed any of my TV programs, read all publications on my blog, my travel stories or descriptions of daily reality.

Those who had gone through this painful experience told me that one learns to live with absences, one ends up accepting that one can no longer call her on the phone while driving to tell each other’s news, embrace her, or smell her aroma. One accepts that painful “nevermore” when a loved one leaves us forever. And one speaks to the ether in the hope that she is on another dimension but listening. One tells her the news, the frustrations and the joys of life. It is quite possible that she is not “out there” or that if she is, she cannot listen. But it’s worth trying it just in case.

I remember her every day of my life. I miss her many times a day. She gave me the best example that a mother can give: her love, her intelligence and culture, her way of being always ready to help and collaborate in everything with everybody. Every human being is irreplaceable. And the mother raises that equation many times over.

Although she promised to live to 100, which I wanted to believe, unfortunately she did not make it. I thought she was eternal and I was not mistaken. She is eternal in my heart. I love you mom.

My Sexual Harassment Experience

With all the “Weinstization” I have read lately I thought “why haven’t I made public my own experiences”? More and more famous and anonymous women join the cataract of reports of sexual harassment, abuse and rape. What is the requirement for that to happen to a woman? To be attractive? To dress provocatively? No. None of that. The only requirement is to be a woman and leave your home to work, study or both. Many times men with whom I had to work during my modeling years, from directors to producers (always someone with power over oneself) despite being generally much older than me and mostly married, tried to “go out” with me. Sometimes they even gave me a gift thinking that an imported perfume would bend my will. I was always a strong, independent woman and I know how to defend myself. And that is not a metaphor. In my backpacking trips around Europe, it was a sharp razor that prevented possible rapes and saved my life more than once. So I was never forced to do what I did not want to do. But I endured innumerable uncomfortable and humiliating moments. Alleged “jokes” in front of the whole team, like one I remember from an advertising director: “Lana is sure to like women.” To which I replied: “If the only possible option is you, I will surely start looking at women then”. Everyone laughed. But not me. It was his way of putting pressure on me.

 

There were two very special cases that I believe it’s the right time to make public. Keeping them a secret any longer is helping the abusers. The first one happened with a senior Telemundo executive of Cuban origin with whom I was negotiating my pass from Miami to New York. Confused by his incredible kindness and his multiple job benefits (including paying my gym and even parking in my home, in one of the most expensive cities in the world) I gladly accepted all offers, until the end of the last meeting was sealed with a inappropriate and unexpected hug from him. He left hanging the hand that I offered. A hug that I managed to get rid of after my initial stupor. There I noticed how inappropriate the meeting place was: the restaurant of a hotel. I would not be surprised if he already had a room reserved and that he surely assumed it would be a “natural reaction” on my part. C.B. wasted no time at all. A few hours later the NY news director telephoned me and said some words I will never forget: “The job offer is off and I advise you to learn how to negotiate for next time.” Yes. A woman immediately believed the stalker and did not give me, the harassed woman, the slightest chance to explain anything. She closed the door in my face.

 

As I explained before, I am a strong woman and I arrived (crying and like a wet rat as the lawyer would describe me years later) to see a lawyer, who advised me wisely that “since everything was lost”, I should go over this guy to the top honchos to tell them what happened. I had nothing to lose and what I had was evidence in the form of personal cards that the executive had sent me. They believed me and – hopefully – I got my job back. But the executive suffered no consequences, they didn’t touch him. It was even an open secret that he had a lover in the local Telemundo station to whom he had given a car with funds from the company. He was untouchable.

 

Another episode of the many I could tell happened with former Argentine President Carlos Saul Menem. In 1989 working as Telemundo’s newscaster, I interviewed the president. Later I received a call from an entrepreneur friend, M.F. who told me that Menem invited me to dinner in Manhattan that night with the entire delegation.

Menem was staying at the official residence of ambassador Jorge Vázquez, who has since died, on the elegant fifth avenue. I arrived dressed very modestly in a suit and a silk blouse showing no cleavage, and suspecting nothing. Several limousines awaited us downstairs and we were taken to a famous steakhouse. Vegetarian as I am barely ate a salad and drank water as is my custom. At the end of the meal, they invited me, along with the rest of the people – or so I thought – to have a drink at the ambassador’s residence. We left and someone, I do not remember who, indicated who was traveling in what limo. Suddenly the car moved and I found myself alone with Menem. This man is charismatic and very nice but I want to be clear: I would not touch him with a fishing rod. I asked him where the others were and he told me that everyone would go to the residence. My whole body tensed and I was in a state of maximum alertness. We arrived, got off the limo, and when 10 minutes passed and no one came, I said I had to work early, rejecting the president’s offer to “drink something”, I got into the private elevator and waited alone for a taxi on the cold, dark New York night. I felt used, stupid and it became clear to me what was the role of the “facilitator” entrepreneur who had invited me when the next day he called me and asked me “how it was”, assuming that I had slept with the politician. I kindly told him that nothing had happened and cut off the communication. I still feel a bitter test in my mouth when I think of that episode. What would have happened if I was younger, or more timid or less sure of myself? How many women or girls have not been able to take that taxi?

As with the stories of abuse, harassment, and rape of Hollywood tycoon Harvey Weinstein, there are “facilitators” (and female facilitators!) Who help this culture of aggression, the use of women as sexual objects, even violence against those that dare to resist and even drugs like the case of the multiple rapist Bill Cosby, no matter how much justice acquits him. It’s time for all women to say enough. Enough!

The photos were published in international media. This one came out in “Gente” from Brazil.

Mi Experiencia Con El Acoso Sexual

Con toda la ” Weinstizacion” que he leído últimamente pensé ¿“porque no hice públicas mis propias experiencias”?

Cada vez más mujeres famosas y anónimas se suman a la catarata de denuncias de acoso sexual, abuso y violaciones.

¿Cual es el requerimiento para que eso le pase a una mujer? ¿Ser atractiva? ¿Vestirse provocativamente? No. Nada de eso. El único requerimiento es ser mujer y salir de su casa a trabajar, estudiar o ambas cosas.

Muchas veces hombres con quienes me tocaba trabajar en mi época de modelo, desde directores a productores (siempre alguien con poder sobre una) a pesar de ser generalmente mucho mayores que yo y en su mayoría estar casados, intentaban “salir” conmigo. A veces hasta me hacían algún regalo pensando que un perfume importado doblegaría mi voluntad. Siempre fui una mujer fuerte, independiente y de armas tomar. Y eso no es una metáfora. En mis viajes de mochilera por Europa, fue una filosa navaja la que evitó posibles violaciones y salvó mi vida más de una vez. Así que nunca fui forzada a hacer lo que no quería. Pero sí soporté innumerables momentos incómodos y humillantes. Supuestos “chistes” delante de todo el equipo, como uno que recuerdo de un director publicitario: “seguro que a Lana le gustan las mujeres”. A lo que contesté: “si la única opción posible eres tu, me dedicaré a las mujeres entonces”. Todos se rieron. Menos yo. Era su forma de presionar.

Hubo dos casos muy particulares que ventilaré de una buena vez. Silenciarlo es ayudar a los abusadores.

Una vez fue con un alto ejecutivo de Telemundo de origen cubano con quien estaba negociando mi pase de Miami a New York. Confundida con su increíble amabilidad y sus múltiples ofertas de beneficios laborales (incluyendo que me pagarían mi gimnasio y hasta estacionamiento en mi casa de una de las ciudades más caras del mundo) acepté gustosa, hasta que el final de la última reunión fue sellado con un inadecuado e inesperado abrazo de parte de él, que dejó colgando la mano que le ofrecí. Un abrazo del que logré librarme luego de mi estupor inicial. Ahí me di cuenta de lo llamativo del lugar de reunión: el restaurante de un hotel. No me extrañaría pensar que ya tenía un cuarto reservado y que él seguramente asumió sería una “reacción natural” de mi parte.

C.B. no perdió tiempo. A las pocas horas me llamó por teléfono la directora del noticiero de NY y me dijo unas palabras que jamás olvidaré: “la oferta de trabajo se cerró y te aconsejo que aprendas a negociar para la próxima vez”. Sí. Una mujer le creyó inmediatamente al acosador y no me dió a mi, la acosada, la menor oportunidad de explicar nada. Me cerró la puerta en las narices.

Como expliqué antes, soy una mujer fuerte y llegué (llorando y como una rata mojada como me describiría el letrado años después) a ver a un abogado, quien me aconsejó sabiamente que “perdido por perdido”, fuera a los capos máximos de la cadena a contar lo sucedido. No tenía nada que perder y lo que si tenia eran pruebas en forma de tarjetas personales que el ejecutivo me había enviado. Me creyeron y -milagrosamente- recuperé mi trabajo. Pero al ejecutivo no lo tocaron. Incluso era un secreto a voces que tenía una amante dentro del canal de Telemundo a quien le había regalado un automóvil con fondos de la empresa. Era intocable.

Otro episodio de los muchos vividos fue con el ex presidente argentino Carlos Saúl Menem.

En 1989 trabajando como conductora del noticiero de Telemundo, entrevisté al mandatario. Más tarde recibí una llamada de un empresario amigo, M.F. quien me transmitió que Menem me invitaba a cenar en Manhattan esa noche junto a toda la delegación, incluyendo a la recientemente fallecida María Julia Alsogaray.

Menem se estaba quedando en la residencia del embajador Jorge Vázquez, ya fallecido, en la elegantísima quinta avenida. Hasta allí fui, vestida muy recatadamente con un traje y una blusa de seda sin escote, aunque sin sospechar nada. Varias limusinas nos esperaban abajo y nos llevaron a un famoso restaurante especializado en carne. Vegetariana como soy apenas comí una ensalada y bebí agua como es mi costumbre. Al finalizar la comida, me invitaron, junto con el resto de la gente –o al menos eso creí- a tomar algo a la residencia del embajador. Salimos y alguien, no recuerdo quien, indicó quien iba en cual limusina. De repente arrancamos y me encontré sola con Menem. Este riojano es carismático y muy simpático pero quiero ser clara: no lo tocaría ni con una caña de pescar. Le pregunté dónde estaban los demás y me dijo que todos irían a la residencia. Mi ser todo se tensó y se puso en estado de máxima alerta. Llegamos, bajamos y cuando pasaron 10 minutos y nadie llegó, dije que tenía que trabajar temprano, rechazando la oferta del presidente de “tomar algo”, me metí en el ascensor privado y esperé sola por un taxi en la fría y oscura noche neoyorkina. Me sentí usada, tonta y me quedó muy claro cuál fue el papel del empresario “facilitador” que me había invitado cuando al día siguiente me llamó y divertido me preguntó “cómo había sido”, asumiendo que me había acostado con el político. Amablemente le dije que nada había pasado y corté la comunicación. Aún siento una amargura en la boca cuando pienso en ese episodio. ¿Qué hubiese pasado si yo era más joven, o más tímida o menos segura de mí misma? ¿Cuantas mujeres o jovencitas no han podido tomares ese taxi salvador?

Asi como con las historias de abuso, acoso y violación del magnate hollywoodense Harvey Weinstein hay “facilitadores” (¡y facilitadoras mujeres!) que ayudan a esta cultura de la agresión, del uso de la mujer como objeto sexual, de la fuerza si es necesaria por resistirse y hasta de las drogas como el caso del violador múltiple Bill Cosby, por más que la justicia lo absuelva.

Es hora que todas las mujeres digamos basta de una buena vez. ¡Basta!

Las fotos se publicaron en medios internacionales. Esta salió en Gente de Brasil.

Mi “Bebe” Cumple 23 Hoy. My “Baby” Turns 23 Today

Hace 23 años un día como hoy,  el mas frío del año y no en las circunstancias más ideales, salió de mis entrañas un ser frágil y al cual “le faltaba relleno” al decir del obstetra.

Mi vida nunca volvería a ser la misma. Es más. Nunca entendí de qué se trataba mi vida antes que Nicole me convirtiese en madre. ¿Era mi trabajo? ¿Mis amigos? ¿Los viajes? ¿Las compras? ¿Los premios? ¿De que se trataba mi vida antes que este ser maravilloso me diera el titulo de “mamá”? Ni idea.

Lo cierto es que hoy, ya convertida en una mujer independiente, fuerte, generosa,  inteligente y sensible, se transformó virtualmente en mi madre cuando yo perdí a la mía. Me cuidó, me apoyó y me contuvo, escondiendo sus propios sentimientos de pérdida para apuntalarme a mí. Aquellas personas que no han tenido el privilegio de conocerla pensarán que exagero como lo haría cualquier madre. Pero no. En realidad me quedo corta.

No se si puedo estar más orgullosa de ella. Siempre digo que me encantaría ganarme el lotto, pero en realidad, ya tengo el premio mayor.

Gracias hijita por haberme elegido como madre. Aprendí más de vos que todo lo que pude haberte enseñado. Te amo con todo mi ser. ¡Feliz cumpleaños Nicolita!

It was a day like today 23 years ago; the coldest day of the year and not the most ideal of circumstances, when a fragile being came out of my body, so skinny that the obstetrician said she was missing “some stuffing”. My life would never be the same again. In fact, I never understood what my life was all about before Nicole made me a mother. Was it my job? My friends? The trips? Shopping? The awards? What was my life about before this wonderful being gave me the title of “Mom”? No idea. The truth is that today, already an independent, strong, generous, intelligent and sensitive woman, she virtually became my mother when I lost mine. She took care of me, supported me and had my back, hiding her own feelings of loss to help me. Those people who have not had the privilege of knowing her will think that I exaggerate as any mother would. But no. I actually fall short. I do not know if I can be more proud of her. I always say that I would love to win the lotto, but in fact, I already hit the jackpot. Thank you, my baby girl, for choosing me as a mother. I learned more from you than anything I could have taught you. I love you with all my being. Happy Birthday Nicole!


Una Analogía con la Vida

Me gusta pensar que soy una especie de “defensora de pobres y ausentes”, y una de sus manifestaciones es que a través de los años he “adoptado” plantas abandonadas. Esas que mis vecinos de turno ponen en el lugar de la basura porque se han rendido ante sus hojas marrones o amarillas y las han reemplazado por otras nuevas, bien verdes y rozagantes.
Sin poder evitarlo, he tomado posesión de esos seres vivos en vías de una muerte inmediata con la intención de salvarlas.
Lo hice hace unos 10 años con un “árbol del dinero” (Plectranthus verticillatus) que encontré, que medía unos 30 centímetros en total y constaba de tres ramitas entrelazadas en forma de trenza (¿eso es redundante?). Por al menos cinco años, la cuidé amorosamente, pero solo producía pequeñísimas hojitas que se ponían amarillas y se caían. En todos esos años no creció absolutamente nada. Mis cuidados evitaban que se muriera pero estaba siempre agonizante.
Un día le presté más atención y noté que una de las ramitas no daba hojas. Parecía seca. La desenredé cuidadosamente y la extraje por completo. Efectivamente, estaba seca. A partir de ése momento, como un cuento de Juanito y las habichuelas mágicas, la planta reverdeció y empezó a crecer…y crecer…y crecer hasta convertirse en un árbol.
Es una buena analogía con la vida. A veces tenemos una parte seca o muerta en nuestras vidas que no nos permite crecer, mejorar, ser felices o ser exitosos. Puede ser un trauma no resuelto, o una relación enfermiza o simplemente mala, o un miedo que no podemos superar o una infinidad de factores.
Es importante mirarnos con mucho cuidado y atención para identificar esa rama seca que nos tiene abrazados en apariencia, pero restringidos en realidad, y que nos impide crecer, superarnos, alcanzar nuestras metas y como logro final, ser más felices en nuestras vidas.

Dia del Periodista


Hacerme periodista fue como un regalo del cielo. Uno de los tantos regalos que me dio la vida. Siempre me gusto leer y escribir, algo que se respiraba en mi familia. Y cuando me llegó la oportunidad de ejercerlo profesionalmente me tiré a esa piscina “estilo palomita”. No estaba preparada, el traje me quedaba enorme y tuve que aprender a los golpes. Empecé demasiado arriba, como la conductora del noticiero nacional de Telemundo. Desde tan arriba la opción más fácil era caer. La primera entrevista que me tocó en suerte hacer, fue la más vergonzosa de mi carrera. Por lejos. Sin un gran dominio del inglés, sin instrucciones de mi jefe ni mis más experimentados colegas, me enviaron a comparecer frente a Al Gore, entonces candidato a la presidencia de los EEUU. Ese hombre inteligente y preparado se enfrentó estoicamente a esta novata que estaba lejos de su altura. El pobre político de carrera no pestañeó ni una sola vez en 20 minutos. No exagero. Agradezco que la cinta grabada se haya perdido para siempre. No creo poder aguantar verla sin descomponerme. En esa época me sentía como un cristiano empujado a los leones en una arena romana. Mis compañeros de trabajo, veteranos todos, fueron muy dulces y nunca me hicieron sentir inferior. Me jugaron algunas bromas, incluso pesadas, pero sin maldad. Al menos es lo que quiero pensar.
Con los años aprendí un poco más esta profesión que me eligió y que elegí, y me di cuenta rápidamente que el proceso de aprendizaje no terminará nunca. Además es una profesión en la que damos examen y somos juzgados en cada una de nuestras tareas.
Tuve momentos de claudicación cuando mi vida y la de mi familia estaban amenazadas como consecuencia directa de meterme donde nadie me había llamado en un programa de investigación llamado Edición Plus, y cuando decidí regresar desde Argentina a los EEUU y no logré conseguir trabajo. Me decían que estaba “sobre calificada” para los puestos disponibles. Así que trabajé de recepcionista y de lo que fuera despidiéndome “para siempre” de la ingrata profesión de periodista.
Pero una vez que este virus se te mete debajo de la piel, es inútil la pelea. Y aquí estoy, décadas después, de regreso, con programa de radio propio, con otros proyectos a futuro y feliz de desear a quienes pertenecen a esta profesión sin feriados, a este oficio que le ha costado la vida a tantos, un feliz día y una felicitación por no haber elegido el camino más fácil.
¡Feliz día del periodista colegas!

Dia De La Madre


Hace muchos años vivía en Nueva York y haciendo una excepción ya que las comunicaciones telefónicas entonces eran carísimas, llamé por teléfono a mi mamá en el mes de mayo. Cuando atendió le dije: “feliz día de la madre, mami!” a lo que ella contestó: “allá donde vos vivís será, porque acá hay que esperar a octubre”!
La anécdota la pinta de cuerpo entero. Rápida, sin filtro.
El año pasado, 2016, decidí que dada su edad, estábamos en condiciones de festejar ambas fechas. Si bien nos había prometido con mi hija que viviría hasta los cien, no había garantía. Así que festejamos en mayo y nuevamente en octubre cuando la llevé a ver una obra (no muy buena, lamentablemente) al micro teatro de Miami, y después la invité a cenar. Las dos solitas. Era un domingo fresquito. Hasta nos sacamos un par de selfies divertidas una de las cuales adjunto. Nada hacía presagiar que sería el último domingo en el cual estaría caminando y fuera de un hospital. Al día siguiente organizó una fiesta para sus amigos en el centro comunitario local, para festejar que después de varios años de una suspensión arbitraria, le habían re-instaurado su jubilación argentina. Hacia un mes que había vuelto a cobrar esa cifra irrisoria pero que la llenó de satisfacción por haberle ganado la batalla a la “burro-cracia” como le gustaba decir.
Se gastó cientos de dólares en sándwiches de miga argentinos, bebidas, tortas y masas. Creo que la organización de ese evento le causó bastante estrés. Quizás fue ese estrés el que le provocó que le diera un ataque del virus del herpes zoster el jueves, y que a consecuencia de un diagnóstico errado, lleno de medicamentos innecesarios, y una serie de acontecimientos sucesivos que si fuesen graciosos serían una comedia de enredos, determinaron que el miércoles siguiente falleciera.
Este es el primer día de la Madre norteamericano que no la tengo para festejar. Ya en octubre tendré un segundo y triste recordatorio.
El “nunca más” es lo que más me pesa. Reconozco que fui muy afortunada. No sólo porque vivió hasta los 91, sino porque era un ejemplo de madre, de mujer, de amiga, de esposa, de abuela. En fin. De persona. Es difícil no poder darle más abrazos, más besos, ni jugar a las cartas, comer su comida, llevarle ropa para arreglar, saber que mi “fanática número uno” no estará más mirando o escuchando mi trabajo…
Tengo la clara sensación que, dondequiera que esté, me mira y me cuida. Y espero que también sepa y escuche que desde lo más profundo de mi corazón le deseo un feliz día de la madre.

A Short and Indignant Story. Una Historia Corta e Indignante.

Last October my mother Rosita was feeling pain. A deep and sharp pain. A friend took her to see her doctor (I’ll live to regret not taking her myself…)
Her doctor was not there so Dr. Ydania Santaclara “saw” her. And by that I mean exactly that – she just saw her. She did not examine my mom, did not ask her to take her clothes off, and did not touch her at all. Rosita, at her most vulnerable moment, was also mistreated by nurses who, seeing that the pain made it very hard for her to even walk, made her walk a long corridor to get to a wheelchair, instead of bringing the wheelchair to her.
She was “diagnosed” with osteoarthritis. Just like that.
Well, it turns out that she did not have that condition. She had the painful virus known as “shingles” or Herpes Zoster. As a consequence of the misdiagnosis, she was given the wrong medication, including one that is not recommended for elderly patients (she was 91) because it can provoke a dangerous blockage of the urinary tract. Guess what? A day after her visit to that doctor, I took her to the emergency room not only with a full blown case of shingles (which I identified on the spot and I’m certainly not a doctor), but also with a urinary blockage that gave my mother more excruciating pain, added to the excruciating pain she already had. From that point on things just got worse and worse and, 4 days later she was dead. The hospital’s doctor, Rafael Crespo, gave her a lot of pain medication, including morphine, but didn’t do enough for her to evacuate her intestines inspite of my insistence. A blockage of the intestines and later necrosis of the intestines was the cause of her death. If you know anything about pain medication you know that it will cause constipation.
Rosita was a woman who was living alone, was able to go shopping, to cook for herself and others, who was teaching sculpture and helping 3 times a week with an exercise class for the elderly, but now suddenly, she was dead.
And now, the clinic that was the cause for her demise, Venamer on Coral Way, is sending her, or me, the “outstanding bill” for the amount of $1.03 dollars.
And the hospital that made things worse, University of Miami Health System, is also sending a bill for $314.92
I need your help my friends. Should I send them that money or should I do something else?

Una Historia Corta e Indignante
El pasado mes de octubre mi madre estaba sintiendo dolor. Un dolor profundo y agudo. Una amiga la llevó a ver a su médico (viviré por el resto de mi vida con la culpa de no haberla llevado yo).
Su médico no estaba allí, así que la Dra. Ydania Santaclara “la vio”. Y quiero decir exactamente eso: simplemente la vio. Ella no examinó a mi madre, no le pidió que se quitara la ropa, no la tocó en absoluto. Rosita, en su momento más vulnerable, también fue maltratada por las enfermeras que, al ver que el dolor le hacía difícil caminar, la hicieron atravesar un largo pasillo para ir hacia una silla de ruedas, en lugar de llevarle la silla de ruedas a ella.

Ella fue “diagnosticada” con osteoartritis. Así nomás. Bueno, resulta que ella no tenía ésa condición. Tenía el doloroso virus herpes zoster. Como consecuencia del diagnóstico erróneo, se le administró la medicación equivocada, incluyendo una que no se recomienda para pacientes ancianos (tenía 91 años) porque puede provocar un peligroso bloqueo del tracto urinario. ¿Adivinen qué? Un día después de su visita a esa doctora, la llevé a la sala de emergencias no sólo con una explosión de ampollas que identifiqué inequívocamente en el momento como herpes, y ciertamente no soy médico, sino también con un bloqueo urinario que dio a mi madre un dolor insoportable añadido a otro dolor insoportable. A partir de ese punto las cosas empeoraron rápidamente y 4 días más tarde estaba muerta. El médico del hospital, Rafael Crespo, le dio muchos analgésicos incluyendo morfina y no hizo lo suficiente para que evacuara sus intestinos a pesar de mi insistencia.
Un bloqueo de los intestinos y una posterior necrosis de los intestinos fue la causa de su muerte. Si sabes algo sobre medicamentos para el dolor, sabes que causarán estreñimiento.
Rosita era una mujer que vivía sola, iba de compras, cocinaba para sí misma y para otros, enseñaba escultura, cosía, ayudaba 3 veces a la semana con una clase de ejercicio para los ancianos, y de repente estaba muerta.
Y ahora, la clínica que fue la causa de su fallecimiento, Venamer en Coral Way, está enviándole, o enviándome a mi, la “factura pendiente” por la cantidad de $ 1.03 dólares. Y el hospital que empeoró las cosas, el Sistema de Salud de la Universidad de Miami, también está enviando una factura por $ 314.92
Necesito su ayuda mis amigos. ¿Debo enviarles ese dinero o debo hacer otra cosa?

IMG_5066
Screen Shot 2017-03-05 at 9.06.40 PM
Screen Shot 2017-03-05 at 9.06.23 PM

Un Final Inesperado

IMG_6870

Apenas 3 meses después del repentino e injusto fallecimiento de mi mamá, me tocó hacer una “feria americana” o garaje sale en ingles, para vender las cosas que no hemos regalado ni podemos o queremos conservar de ella.
El trabajo de revolver sus cosas, de eventualmente sentir sus aromas, de recordarla por cada uno de los objetos, ha sido un drenaje continuo de energía y una renovada tristeza diaria.
Se agregó el frustrante impedimento de la regulación de su edificio, que en las palabras y acciones de una vecina me prohibieron hacer la venta cuando todo estaba acomodado y tenía puesto su precio.
Por suerte apareció un ángel en el camino en la forma de mi amiga Marina, quien me ofreció hacerlo en su garaje. Allí fui con la ayuda paga de un asistente. Tres horas sin parar fueron suficientes para trasladar las sábanas de lino bordadas a mano de su ajuar de bodas, varios manteles de similar calidad, ollas, floreros, adornos y muchísima ropa de un lugar a otro, distante a sólo dos cuadras.
Muchas de las cosas que ahora vendía, yo misma se las había regalado. Muchas las había hecho ella: desde ropa a objetos de cocina.
Era triste despedirme de esos elementos que me vinculaban a mi viejita, que me recordaban momentos y lugares. Y más triste aún cuando regateaban el ya bajísimo precio.
Cuando la venta terminó, regalé parte de las cosas sobrantes para una venta similar en beneficio de un refugio de animales, otra parte a una mujer humilde empleada de Marina y el resto, principalmente ropa de abrigo, lo llevé a Miami Rescue Mission Center for Women and Children.
Y ahí cambió todo. Estacioné en la puerta bajando del auto varias y enormes bolsas llenas. ¿Cuanto puedo haber tardado en entrar, firmar un recibo y volver a salir? ¿Dos minutos?
En ese mínimo lapso de tiempo vi a dos mujeres que recibían un plato de comida caliente pero no permiso de entrar al lugar, así que se sentaron en la vereda a comer con cubiertos de plástico y platos de cartón y otra que tocó el timbre y preguntó tímidamente ¿“puedo bañarme”?
Repentinamente toda esa ropa usada dejó de ser un nexo entre mi madre y yo para verla por lo que era: el futuro abrigado de cuerpos extraños que lo aprovecharían sin pensar en su origen ni en nada. Sólo eran trapos que salvarían de las pocas noches frías de Miami a estas mujeres despojadas de lo mas mínimo como una casa, un baño, una cama. Despojadas de toda dignidad.
De alguna forma –y admito que posiblemente es sólo mi imaginación- sentí que Rosita me enviaba un mensaje, en la forma chistosa de un dicho de mi papa: “No hay que darle trascendencia a lo intrascendente”.
Repentinamente me sentí tonta al estar triste por desprenderme de las cosas de mi viejita. Estaban mucho mejor en su nuevo destino. Y nuevamente tuve la sensación de ser una mujer muy pero muy afortunada.

Adictos al Conflicto

Angry twenty something couple yelling at each other

Hay un viejo chiste que me encanta.

Se encuentran dos personas y una le pregunta a la otra: ¿cual es tu fórmula para la felicidad?

El segundo contesta: “nunca discuto”.

El primero retruca: “¡cómo! ¡Eso es imposible!”

A lo que el segundo dice: “Tienes razón. No será eso entonces”.

Ojalá pudiese usar la sabiduría de ese cuentito más seguido. Hay muchas personas que hacen exactamente lo contrario. Son como seguidores de la secta de “Adoración del Conflicto”.

Todos hemos conocido alguna pareja que permanece junta a pesar de constantemente verse involucrada en peleas, conflictos y hasta agresiones muy desagradables e incómodas de presenciar.

Claro que “se necesitan dos para bailar el tango”. Tiene que haber una voluntad de ambas partes para que exista un conflicto. Alguien lo inicia, pero si la otra persona no logra o intenta al menos cortarlo desde la raíz, irá escalando. No hablo de ninguna forma de una relación abusiva, en la cual un hombre, por ejemplo, llega a su casa, inventa una historia supuesta basada en sus dudas o inseguridad o enfermedad de celos y ataca a una mujer indefensa. No. Hablo de parejas o personas que pueden ser hermanos o madre e hija o hijo, quienes siempre tienen una razón para enfrentarse. Quizás un compañero de trabajo o hasta alguien a quien sólo conocemos a través de las redes sociales y que jamás tiene algo positivo para decir…aunque siempre tiene una opinión.

Así como hay adictos al alcohol o al cigarrillo, hay adictos al conflicto. No pueden vivir sin él y muchas veces (por no decir casi siempre) culpan a la otra persona por el origen o por la acción de la pelea.

La única solución para ese tipo de relaciones, si es que quien me lee intenta salir de una de ellas…es la separación. Uno puede tratarse, ir al sicólogo o siquiatra, tratar de hacer todo lo posible para calmar a la otra persona, pero como en toda adicción, nada cambiará hasta que el adicto decida hacer algo para modificar su conducta.

Conocí un hombre (ex amigo) a quien confrontar le daba una satisfacción personal, una especie de sensación de batalla ganada y de poder. Y hasta he tenido más de una relación personal con ésas características. Puede ser una trampa muy difícil de dejar. Pero se puede. Y de todo se aprende. En mi caso aprendí qué es lo que quiero en mi vida, y más importante aún, qué es lo que no quiero.

“Nunca te olvides de sonreír, porque el día que no sonrías, será un día perdido”. Charlie Chaplin

Partners Section:

dep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep filedep file